Serpientes boas

Boas Constrictoras

Las Boas constrictoras son una familia de serpientes no venenosas, que matan a sus presas apretándolas con sus poderosos cuerpos. Las boas también son conocidas como boídos (Boidae). Existen alrededor de 12 géneros con un total de 49 especies de serpientes que pertenecen a esta familia.

Se encuentran distribuidas por casi todo el planeta; con la única excepción de la Antártida. La Antártida es el único continente donde no hay ninguna serpiente.

Características de las boas Constrictoras

Boas

Las Boas se dividen en dos grupos los Boinae y Erycinae. En el primer grupo se encuentran las boas arborícolas, la boa constrictora y las anacondas. El tamaño promedio del primer género varía de un metro a más de 5 metros como es el caso de la anaconda verde. Con la única excepción de las anacondas el resto de serpientes de esta subfamilia, son terrestres o arbóreas. A medida que las serpientes van creciendo; bajan de los árboles y se mantienen la mayor parte del tiempo en el suelo.

Por otra parte en la subfamilia Erycinae se pueden encontrar 10 especies que habitan en Asia, África y en Norte América. El tamaño promedio de este grupo es menor a los 80 centímetros de largo. Este grupo habita en lugares áridos o semiáridos y sus presas favoritas son los lagartos y los ratones.

Reproducción de las boas Constrictoras

Las boas son serpientes ovovivíparas; lo que significa que paren en vez de poner huevos, aunque hay algunas excepciones como son algunas especies de boas de arena. Por otra parte las serpientes pitones que son muy similares en el tamaño a las boas, son ovíparas.

Debido al gran número de especies que pertenecen a esta familia, la temporada de reproducción, el tamaño de la camada y el tamaño de las crías suele variar considerablemente.

Aunque la mayoría de especies se reproducen en la estación ceca, el tamaño promedio de las camadas es de 10 a 40 crías y los recién nacidos pueden medir desde 15 centímetros en el caso de la boa más pequeña (boa de goma), hasta 80 centímetros en el caso de la boa más grande (anaconda verde).

Comportamiento

Son animales solitarios a menos que se quieran reproducir y también son de hábitos nocturnos; aunque a menudo se asolean para regular su temperatura.

Las mordeduras de estas serpientes, son muy dolorosas sobre todo si son de gran tamaño, porque tienen más fuerza y pueden desgarrar la carne con sus dientes similares a un anzuelo. Cuando están mudando de piel, pierden un porcentaje de su visión lo que las hace más agresivas en su afán de protegerse.

Sin embargo su comportamiento se puede describir como tranquilo y siempre tratara de huir a menos que este acorralada. Las boas constrictoras son menos propensas a morder en comparación a las pitones, las cuales no viven en el continente Americano.

Dieta de las boas constrictoras

Las boas constrictoras usan la emboscada como método de caza. Cuando su presa pasa cerca, se lanzan a gran velocidad y la muerden para no dejarla ir, luego procede a enrollarse sobre el animal.

La sujeta con tanta fuerza, que evita que los pulmones se expanda para tomar aire fresco; lo que conlleva a la muerte por asfixia. Sin embargo en la actualidad, se ha sugerido que la presión podría interferir con el flujo sanguíneo provocando un paro cardíaco.

Aunque todavía no hay suficiente evidencia como para afirmarlo.
Su dieta varía dependiendo de la especie, pero generalmente se alimentan de mamíferos y aves. Las especies más grandes, como la anaconda verde cazan hasta caimanes jóvenes y pecaríes. A pesar de su gran tamaño, no suelen ver a las personas como presas.

Importancia económica

Las boas constrictoras son muy codiciadas como mascotas exóticas. Las serpientes que se compran en la actualidad han sido criadas en cautiverio; pero en la década de 1980, se exportaron más de 100.000 ejemplares a Estados Unidos.

Lamentablemente una buena parte de estas serpientes fueron liberadas por dueños irresponsables en la naturaleza y ahora amenazan con romper el equilibrio en el ecosistema. Sin contar con la pitón reticular, las boas son las serpientes más asesinadas para fabricar productos como bolsos, ropa o zapatos.

Datos curiosos de las Boas

Boas Constrictoras

Las hembras son más grandes que los machos.

Todavía tienen restos de lo que un día fueron sus piernas, estos son conocidos como espolones pélvicos los cuales son similares a garras. Los machos suelen utilizarlos para aferrarse a las hembras durante el coito.

Las boas constrictoras pueden vivir hasta 40 años, en el caso de las especies más longevas. Por esta razón, muchos dueños tienden a abandonarlas cuando se cansan de mantenerlas.

Su sentido del oído es muy malo pero lo compensan con su visión y olfato, los cuales están bien desarrollados.

La boa más grande es la anaconda verde, la cual es la serpiente más grande del planeta.

La serpiente más grande que ha existido es la Titanoboa, la cual ya se extinguió y también era una boa.

Tipos de Boas

Clasificación de las boas

La familia de las boas se puede dividir en 5 grupos:

♦ Boinae: Las serpientes que pertenecen a esta subfamilia son conocidas como verdaderas boas. Hay 32 especies dividas en 6 géneros y habitan en el centro y el sur de América.

♦ Calabariinae: Esta subfamilia está compuesta por 1 género y una sola especie.  Es conocida como boa de Calabar y vive en África.

♦ Candoiinae: Está compuesta por 1 género y 4 especies. Son conocidas como boas de nariz biselada y habitan en Oceanía.

♦ Erycinae: Está compuesta por 12 especies divididas en 3 géneros. Son conocidas como boas de arena del viejo mundo y habitan en Europa, Asia y África, además de América del Norte. 

♦ Sanziniinae: Está compuesto por 4 especies divididas en 2 géneros. Son conocidas como boas de Madagascar y habitan en Madagascar.