Anaconda Boliviana

(Eunectes beniensis) La anaconda boliviana es una serpiente constrictora de gran tamaño, que habita exclusivamente en algunas regiones de Bolivia y pertenece a la familia de las boas.

Esta serpiente fue considerada como un híbrido entre la anaconda amarilla y la anaconda verde; pero luego de varios estudios, se determinó que era una especie diferente y no una mezcla de dos especies.

Descripción

Anaconda Boliviana

La anaconda boliviana es muy parecida a la anaconda verde, pero no es tan grande ni pesada. Su cuerpo es de color verde oliva o marrón oliva y está cubierta por marcas redondeadas de un color oscuro en todo su cuerpo.

Se desconoce el tamaño exacto de esta especie, pero se cree que no sobrepasan los 4 metros. Además se sabe, que los machos son más pequeños y delgados que las hembras.

Su coloración y el patrón de sus manchas le ayudan a camuflarse con su entorno. Facilitando las cacerías de emboscada y esconderse de sus depredadores.

Dieta Anaconda Boliviana

Son cazadores de emboscada. De hecho son tan pacientes que pueden esperar por días o incluso semanas a que un animal pase cerca. Suelen esperar en aguas poco profundas o en los alrededores metidas en la vegetación.

Se alimenta de mamíferos, aves, algunos reptiles, huevos y peses. Las anacondas más grandes también se alimentan de caimanes jóvenes, capibaras, ciervos y pecaríes.

Las presas más frecuentes de la anaconda boliviana son aves zancudas, agutíes, peses y crías de capibaras.

Hábitat

Esta especie solo se encuentra en los departamentos de Pando y Beni en Bolivia. Habita en selvas tropicales o en sabanas inundadas en la selva amazónica. Prefieran están en lugares cerca del agua.

Conservación de la Anaconda Boliviana

Anaconda Boliviana

Al vivir en un lugar remoto y con escasas poblaciones humanas, estas anacondas no corren tanto peligro, como si pasa en otras especies.

Por esta razón están catalogadas como una especie en preocupación menor, en la lista roja (UICN).

Las principales amenazas son la deforestación y la caza en busca de su piel y de la carne. Además algunas personas también las cazan, para proteger a sus mascotas y a los animales de granja; ya que son animales oportunistas.

Entradas Relacionadas