Boa Puertorriqueña

( Chilabothrus inornatus ) La boa puertorriqueña es la serpiente más grande en Puerto Rico. Sin embargo no es que sea una especie de gran tamaño, es que en la nación no hay serpientes particularmente grandes.

Su nombre científico proviene del griego antiguo y significa “Sin Adorno”. También como su nombre lo indica, pertenece a la familia de las boas. En Puerto Rico esta especie es conocida como “Culebrón”, que significa serpiente grande.

Características de la Boa Puertorriqueña

Boa Puertorriqueña

Son serpientes de apariencia fuerte, que alcanzan hasta los 1,9 metros. No se conoce si está presente el dimorfismo sexual en la especie o por lo menos la información al respecto no es de fácil acceso. Sin embargo, lo más probable es que sea así; debido a que la mayoría de las hembras son más grandes que los machos, en las especies constrictoras.

Su coloración base suele variar entre marrón, gris y negro. También tienen marcas oscuras a través de su cuerpo y el vientre es de un color oscuro distribuido uniformemente.

Dieta de la boa Puertorriqueña

Es un depredador paciente, que prefiere esperar a su presa en lugar de buscarla activamente. Cuando un animal pasa cerca, lo agarra con su boca y se enrolla sobre la presa hasta matarla; luego se la come, empezando desde la cabeza.

Los mamíferos pequeños representan el 60% de su dieta, las aves de un tamaño adecuado el 10% y las lagartijas terminan de complementar su dieta. En ocasiones también se alimentan de ranas. En cambio la dieta de los jóvenes está conformada principalmente por lagartijas.

En la actualidad el 50% de los mamíferos de los que se alimenta, no son nativos del país. Los ratones y las ratas fueron traídos en los barcos de los españoles, en la época de la conquista de América. Se cree, que en el pasado su dieta se basaba, en la musaraña de las islas occidentales; una especie recientemente extinta.

Hábitat

Casi la mitad del país se considera, un hábitat potencial para la boa puertorriqueña; aunque solo el 9% de esta zona está protegida.

Es una especie más o menos abundante en la nación. De hecho su aparente rareza, se debe a la dificultad de encontrarla visualmente en los bosques. Se encuentran distribuidas en bosques secos y húmedos, cuevas, campos de cultivo, incluso se pueden encontrar en áreas cercanas a las poblaciones humanas.

Reproducción del culebrón

Boa Puertorriqueña

Aunque los machos se pueden aparear todos los años, las hembras lo hacen cada dos años. La temporada de reproducción se da entre abril y mayo, en la temporada de lluvias.

El embarazo en la especie dura aproximadamente 6 meses y pare entre 10 a 32 crías por camada; las cueles nacen midiendo 41 centímetros aproximadamente y son totalmente independientes; aunque pueden ser presas fáciles de otros animales. Se desconoce cuánto puede vivir la boa puertorriqueña en su entorno natural; pero en cautiverio, su esperanza de vida es de 20 años.

Conservación

En el pasado era una especie muy abundante. Pero tras la deforestación, la construcción de carreteras, la introducción de las mangostas en la isla y la caza furtiva para satisfacer el comercio de aceite de serpiente y el de mascotas exóticas; casi acaban con la especie.

De hecho en 1.900 era muy difícil encontrar tan solo un individuo. Pero gracias a los esfuerzos para la conservación de la Boa Puertorriqueña, en la actualidad se podría decir que es una especie recuperada.

Sin embargo aún sigue siendo cazada para el comercio de mascotas y la especie invasora de las mangostas sigue siendo un problema. A demás algunas personas las matan porque les temen. Debido a esto es muy importante seguir protegiendo a la especie, para evitar que se extinga.

¿La boa de Puerto Rico, se puede comer a las mascotas?

Boa Puertorriqueña

Normalmente no, pero las crías podrían ser consideradas como presas. Los perros de tamaño mediano y grande, están fuera de su dieta y en el peor de los casos, podría matarlos con algo de suerte. Aunque podría recibir una herida mortal, por eso intentara huir siempre que pueda.

Incluso los perros pequeños y los gatos, están fuera de su liga. Aunque si se siente acorralada los intentara matar. De hecho, el único caso registrado, fue el de una boa adulta alimentándose de unos cachorros recién nacidos.

¿Qué hacer si encuentro una en mi casa?

Estas serpientes no representan un peligro para las personas y  cuando entran a las casas, están buscando refugio y comida (Ratas). Así que, podría dejarlas para que se coma los roedores o sacarla, pegándole suavemente en la cola y dejándole un camino por donde pueda escapar. Es muy importante no acorralarla, porque podría atacar para defenderse.

En el caso de ser mordido, hay que enjuagar con abundante agua y jabón, para evitar que la herida se infecte. No es necesario ir a un hospital, porque no son venenosas.

Artículos Relacionados

Preguntas Relacionadas

¿La Boa Puertorriqueña es Venenosa?

Las serpientes conocidas como boas o pitones no son venenosas, por consiguiente la boa puertorriqueña tampoco es venenosa. Además no son tan grandes, como para representar una amenaza para las personas.

¿Qué tan grande es la Boa Puertorriqueña?

Como ya mencionamos anteriormente, esta es la serpiente más grande de Puerto Rico, aunque no sobrepasa los 2 metros. Normalmente mide entre 1,5 a 1,9 metros.

¿La Boa Puertorriqueña pone huevos?

Esta serpiente no pone huevos, en lugar de esto pare. El embarazo dura unos 5 meses y normalmente pare 18 crías por camada, cada una mide en promedio 41 centímetros.