Serpientes Chilenas

Chile es un país hermoso y su territorio está lleno de increíbles paisajes. Si alguna vez has sentido curiosidad por las serpientes chilenas, este es el lugar indicado.

En la nación habitan entre 7 a 9 especies de serpientes. Es difícil dar un número exacto porque la información se encuentra  muy dispersa y la información de algunos sitios no son confiables.

Entre estas solo 3 son venenosas y una de ellas es una serpiente marina. Sin tener en cuenta la especie marina, las otras dos no representan un peligro mortal para las personas.

La razón de esto, es que su veneno no es lo suficientemente tóxico, como para matar a un humano. Además sus colmillos están al fondo de su boca y rara vez llegan a morder con ellos a una persona.

La especie marina es una historia diferente y su veneno es muy potente.

A continuación describiremos las tres especies mencionadas.

Culebra de cola larga

Serpientes Chilenas

(Philodryas chamissonis) También es conocida como serpiente corredora verde de Chile. Su tamaño promedio es de 140 centímetros, aunque puede llegar a medir hasta 2 metros de largo.

Le gusta vivir en lugares cálidos y secos. Pasa su tiempo en matorrales, debajo de rocas o en árboles caídos. Son ovíparas y ponen en promedio 6 a 8 huevos. Los jóvenes se alimentan de insectos y lagartijas,  mientras que los adultos se alimentan principalmente de roedores y conejos. Caza usando la constricción y también su veneno.

No se han registrado muertes a manos de esta especie. Es la serpiente menos peligrosa entre las 3 venenosas.

Los síntomas de la mordedura se presentan a la media hora y pueden durar hasta 4 días. Las personas mordidas presentan dolor en algunos casos intenso, hinchazón en la zona afectada, mareos, fiebre y dolor de cabeza.

Culebra de cola corta

Serpientes en Chile

(Tachymenis chilensis) Son serpientes diurnas y pueden medir hasta 70 centímetros de largo. Su cabeza es pequeña, teniendo en cuenta su cuerpo y la cola es corta.

Sus presas favoritas son los anfibios como ranas y sapos; para cazarlos usa principalmente su veneno. Aunque no es frecuente, también se alimenta de roedores, para cazarlos usa la constricción.

Son vivíparas y paren en primavera de 6 a 10 crías por camada.
Su veneno es más peligroso que la serpiente anterior, aunque su mordedura no es mortal. Los síntomas pueden durar hasta una semana y son: dolores de cabeza, fiebre, necrosis en la zona afectada y dolor intenso.

Serpiente marina Amarilla

serpiente amarilla marina

Esta es sin ninguna duda la especie más venenosa entre las serpientes chilenas. De hecho, es la más venenosa del continente y ocupa el número 4 entre las más venenosas del planeta.

Su área de distribución es inmensa y son capaces de recorrer grandes distancias, aprovechando las corrientes marinas. Por fortuna, sus mordeduras son raras porque su comportamiento es tranquilo y no suele cruzarse con las personas.

Serpientes Chilenas no Venenosas

A continuación mencionaremos las 4 serpientes chilenas que no son venenosas.

Pseudalsophis elegans: Conocida como culebra elegante de cola larga o serpiente corredora café.
Philodryas simonsii: Conocida como serpiente corredora de Simons o corredora de cola larga.
Philodryas tachymenoides: Conocida como  culebra de cola larga de Camarones
Tachymenis peruvianus: Conocida como  Culebra Peruana.

Artículos Relacionados