Serpientes venenosas de Costa Rica

Serpientes venenosas de Costa Rica

En Costa Rica habitan alrededor de 150 especies de serpientes, de las cuales 23 son venenosas. Las serpientes venenosas de Costa Rica, pertenecen a 2 familias muy conocidas:

(Elapidae) Dentro del territorio costarricense se encuentran 1 especie marina y 5 tipos de corales, pertenecientes a esta familia. Se caracterizan por tener escamas lisas y su veneno es principalmente neurotóxico, lo que significa que ataca el sistema nervioso central.

(Viperidae) En Costa Rica se han identificado 17 especies divididas en 8 géneros, pertenecientes a esta familia. Sus características principales son la presencia de fosetas loreales con las cuales perciben el calor y sus cabezas son triangulares. Su veneno es principalmente hemotóxico y miotóxico, eso quiere decir que ataca los músculos y produce hemorragias.

Las serpientes venenosas en Costa Rica

Se estima que en el país ocurren alrededor de 600 casos al año de accidentes ofídicos. De estos, entre 5 a 6 casos resultan ser fatales el 1% de todos.

A continuación describiremos algunas de las serpientes venenosas Costarricenses más representativas.

Terciopelo

serpientes de Costa RicaEs la serpiente más peligrosa de Costa Rica (Bothrops asper). Esta especie es la responsable de la mayor cantidad de mordeduras y del 30% de los casos que requieren atención médica.

Serpiente marina Amarilla

Es la serpiente más venenosa del Continente y una de las más venenosas del planeta. Son de un tamaño promedio de 1 metro y su comportamiento es tranquilo. También es la serpiente con mayor distribución en el planeta.

Serpiente de Coral

En la nación habitan 5 especies de coral.  es de hábitos crepusculares y nocturnos principalmente. Los síntomas de envenenamiento suelen aparecer en los primeros 30 minutos y su veneno causa parálisis, la muerte suele llegar por un fallo respiratorio.

Bocaracá Manchada

Es una especie endémica de Costa Rica. es de hábitos terrestres y arborícolas, además son principalmente nocturnas y crepusculares. Sus mordeduras son raras y los caso fatales lo son aún más. Normalmente no sobrepasan los 60 centímetros de largo,  además tienen unas escamas en la parte superior del ojo similares a unas «pestañas».

Toboba Costarricense

serpientes venenosas de Costa RicaSu cuerpo es delgado, con una cabeza ancha y triangular. Además no suelen sobrepasar los 60 centímetros de largo. Es una especie endémica de la nación. Se puede encontrar en regiones desde los 400 a 600 metros sobre el nivel del mar, en bosques tropicales. Caza principalmente roedores, ranas y lagartijas.

Matabuey o Cascabel Muda

Se encuentra distribuida desde Centroamérica hasta el norte de Sudamérica. También es la serpiente venenosa más larga de Centroamérica y por consiguiente la más larga en Costa Rica. Su comportamiento normalmente no es agresivo, pero los machos son irritables en la temporada de reproducción.  Su mordedura es peligrosa y algunos de los síntomas incluyen: Dolor, hinchazón, vómito y dificultad respiratoria.

Bocaracá Común

(Bothriechis schlegelii) Se encuentra distribuida desde México hasta el norte de Sudamérica. Miden normalmente entre 50 a 70 centímetros y las hembras tienden a ser más grandes que los machos. Los síntomas de su mordedura incluyen hinchazón, mareos, dolor en la zona afectada, necrosis leve y dificultad para respirar.

Lora Venenosa

Serpientes de Costa RicaEs una serpiente arborícola, que aprovecha su coloración para camuflarse entre la vegetación. De esta manera evita ser depredada y puede tender emboscadas a sus presas. Caza aves pequeñas, roedores y lagartijas. No es agresiva, pero ataca si alguien se acerca demasiado.

Mano de Piedra Centroamericana

Es una serpiente venenosa de apariencia robusta, que habita desde México hasta Panamá. Se pueden encontrar en bosques tropicales, bosques de pinos y en plantaciones de cacao y café, desde los 40 hasta los 1.600 metros de altitud.  Su tamaño no suele ser mayor a los 70 centímetros y las hembras son más grandes que los machos.

Tamagá de cola blanca

Serpientes venenosas de Costa RicaEs una especie poco común endémica de Costa Rica. Se pueden encontrar al sur de la provincia de Puntarenas, en zonas que van desde el nivel del mar hasta los 200 metros de altitud. Pasa la mayor parte de su tiempo entre la hojarasca y es de hábitos nocturnos.

Artículos Relacionados