Mamba verde occidental

( Dendroaspis viridis ) La mamba verde occidental es una de las 4 especies de mambas que existen. Es una serpiente larga y delgada, nativa de África occidental; se pueden encontrar en zonas tropicales, cercanas a las costas.

Es una especie ágil y es capaz de desplazarse a través de los arboles a gran velocidad. En ocasiones llegan a bajar al suelo, persiguiendo a sus presas.

Características

Mamba verde occidental

Su tamaño promedio es de 1,5 y 2,1 metros de largo. Algunos ejemplares particularmente grandes, pueden sobrepasar los 2,4 metros. Las hembras tienden a ser más grandes que los machos.

Tienen escamas grandes y de color verde, su cabeza es delgada y parece un ataúd. Además es muy parecida a la mamba verde oriental, aunque son parecidas; el veneno de la especie occidental es más potente.

Habitad de la mamba verde Occidental

Son nativas de aproximadamente 11 países de África Occidental; entre los cuales se encuentran Senegal, Sierra Leona, Camerún y Nigeria.

Habitan en bosques tropicales, matorrales cercanos a las playas. Se limita a estar en lugares húmedos, con una buena cantidad de lluvias anuales. No es común encontrarlas en lugares áridos.

Veneno

mamaba verde de África occidental

El veneno es similar al de las otras especies de su grupo, aunque no es tan potente como el de la mamba negra. La potencia de su veneno varía dependiendo de la zona donde habita, la edad de la serpiente y su dieta.

Las muertes de personas a manos de esta serpiente son raras. Aunque no es por la potencia de su veneno, es porque no suelen cruzarse con las personas.

En el caso de ser mordido por una mamba verde occidental, las probabilidades de morir son altas. Es más peligroso que ser mordido por una cobra y la muerte puede en menos de una hora.

Lo que tienen en común todas las especies de este grupo, es la rápida acción de su veneno. Entre los síntomas más comunes de su mordedura son: dolor e hinchazón en la zona afectada, falta de coordinación muscular, dolor de cabeza, mareo, somnolencia, presión arterial baja, diarrea, y parálisis.

La muerte suele llegar por asfixia, como resultado de la parálisis en los músculos respiratorios

Entradas Relacionadas