Serpiente Chirrionera

( Masticophis flagellum ) La serpiente chirrionera o serpiente látigo es una culebra que no representa un peligro para los humanos; que habita en México y Estados Unidos. En la actualidad y es una serpiente rodeada de mitos e historias bastante imaginativas.

Características

Serpiente Chirrionera

Son serpientes con cuerpos delgados y largos. Tienen una cabeza pequeña, con ojos grandes y pupilas redondeadas; como la mayoría de las especies no venenosas. Su nombre científico significa látigo o latigazo, haciendo referencia a la cola de estas culebras.

Suele variar bastante de color, dependiendo de la zona donde habita, para camuflarse con su entorno. Entre sus colores más frecuentes se encuentran el marrón claro y el oscuro, aunque también pueden ser de un tono rosado o rojizo. Incluso una de las subespecies tiene marcas en su piel, que le dan una apariencia similar al de una trenza.

Tamaño de la Serpiente Chirrionera

El tamaño suele variar dependiendo de la subespecie. Aunque en promedio las serpientes látigo miden entre 127 a 183 centímetros. El ejemplar más grande que se ha registrado pertenecía la subespecie de látigos de carruaje y llego a medir 259 centímetros.

Un estudio descubrió que los individuos que median alrededor de 100 centímetros; pesaban entre 180 y 675 gramos. Mientras que los ejemplares que median entre 160 y 230 centímetros, pesaban en promedio de 1,2 a 1,8 kilos.

Distribución y Hábitat

serpiente látigo

La especie se encuentra distribuida en algunas zonas del norte de México y en todo el sur de Estados Unidos, de costa a costa.

Habitan en lugares secos y cálidos, con zonas despejadas. Se pueden encontrar en suelos arenosos, bosques de pinos, matorrales, dunas costeras y en praderas. Además también suelen estar cerca de las poblaciones humanas, donde encuentran alimento y refugio con facilidad.

Dieta de la serpiente látigo

Su dieta se compone de pequeños mamíferos, ranas, huevos, aves y sus huevos, lagartos, insectos e incluso otras serpientes.

Es un cazador oportunista, que se alimenta de casi cualquier cosa que este a su disposición. En algunas subespecies, la serpiente agarra fuertemente a su presa y la sujeta contra el suelo hasta que deja de moverse o incluso se la comen mientras sigue con vida.

Reproducción

Son animales ovíparos, que ponen un promedio entre 10 y 16 huevos; aunque cuando son primerizas ponen menos. En cambio cuando la hembra es grande, puede poner hasta 24 huevos.

La serpiente chirrionera pone en troncos podridos, en la hojarasca, en escombros o en madrigueras abandonadas. Eclosionan después de 6 a 11 semanas, midiendo en promedio de 30 a 41 centímetros. Cuando nacen las crías se cuidan por ellas mismas.

Serpiente Chirrionera – Mitos

Hay muchas historias sobre la serpiente chirrionera, que son tan exageradas e imaginativas que pueden resultar gracioso para algunas personas. Una de las historias es que persiguen a las personas se enrollan sobre la garganta y les dan latigazos hasta matarlas asfixiadas. Luego introducen la cola dentro de la nariz para asegurarse que la persona no esta respirando.

En otros lugares donde está presente la ganadería; se dice que se envuelven en las patas de la baca y se alimentan de la leche, dejando el pezón seco. También lo hacen en cualquier ser que produzca leche.

Según las historias contadas en esos lugares, la serpiente látigo puede hipnotizar a las mujeres y luego empiezan a tomarse toda su leche. Cuando él bebe llora, meten la cola en la boca del niño para calmarlo y de esta manera no llamar la atención. Debido a esto él bebe se empieza a debilitar y la madre no puede alimentarlo porque se ha quedado sin leche.

Entradas Relacionadas