Víbora de la Muerte

( Acanthophis antarcticus ) La víbora de la muerte también llamada víbora de la muerte común, es una serpiente muy venenosa endémica de Australia. A pesar de ser una especie muy distribuida en el país; se encuentra en peligro de extinción por el sapo de caña, el cual es una especie invasora.

Pertenece al género ( Acanthophis ), el cual es erróneamente conocido como víboras de la muerte, debido a su apariencia similar; aunque en realidad no son víboras.

Características de la víbora de la muerte

Víbora de la muerte

Son serpientes de tamaño mediano; miden en promedio entre 70 a 100 centímetros. Tienen un cuerpo grueso, con una cabeza ancha y triangular. Sus ojos son pequeños y sus pupilas son verticales. Su apariencia similar al de las víboras, se debe a lo que se conoce como evolución convergente.

Su coloración suele variar dependiendo de la zona donde habitan. Por lo general son de color negro, marrón, marrón rojizo, gris o gris verdoso, con bandas que atraviesan su cuerpo.

Tienen los colmillos más largos entre las serpientes Australianas; aunque no se comparan con los de la víbora de Gabón (La serpiente con los colmillos más largos). La punta de la cola es de color amarillo; cumplen la función similar a un señuelo imitando a un gusano, el cual es utilizado para atraer a sus presas.

Hábitat de la Víbora de la Muerte

Están distribuidas en la costa sur y al este de Australia, También se pueden encontrar en Papúa Nueva Guinea.

Habitan principalmente en bosques, pastizales y matorrales secos. Prefieren  vivir en lugares donde se puedan camuflar. Pasan su tiempo escondidas entre  la hojarasca , esperando a que su presa se acerque.

Dieta

Víboras de la muerte

Su dieta se compone principalmente de pequeños mamíferos como roedores y algunas aves. Es una cazadora de emboscada por excelencia.

Se esconden entre la hojarasca o en el pasto y esperan hasta que su comida pase cerca. Luego agitan su cola como si fuera un gusano para atraerlos y cuando se acercan lo suficiente, los ataca a gran velocidad.

En ocasiones cazan a los sapos de caña, los cuales son una especie invasora. Lastimosamente para la víbora de la muerte, este animal tiene toxinas las cuales son letales para las serpientes Australianas. Además los sapos se comen a los individuos jóvenes, disminuyendo aún más las poblaciones nativas.

Reproducción

víbora de la muerte

La víbora de la muerte alcanza la madurez sexual entre los 2 a 4 años de edad; los machos normalmente maduran más rápido que las hembras. A diferencia de la mayoría de las víboras, esta serpiente es vivípara.

La época de reproducción empieza en primavera y a finales de verano paren entre 3 a 20 crías por camada. Sin embargo también se han registrado camadas que superan las 30 crías, aunque no es algo frecuente. Su esperanza de vida en la naturaleza es aproximadamente de 9 años.

Veneno de la Víbora de la Muerte

víbora de la muerte

No es una serpiente agresiva. Sin embargo su tendencia de permanecer inmóviles y perfectamente camufladas, hacen que las pisen por error. Provocando mordeduras en personas desapercibidas.

Su veneno está compuesto por neurotóxicas, las cuales producen parálisis y si la mordedura no es tratada a tiempo; la muerte por parálisis respiratoria, puede llegar al transcurrir 6 horas.

Afortunadamente en la actualidad, el antiveneno de la víbora de la muerte; está disponible en todos los lugares donde se encuentra distribuida.

Artículos Relacionados

Preguntas Frecuentes

¿Qué tan mortal es la víbora de la muerte?

Su veneno es muy potente y tiene el ataque más rápido entre las serpientes Australianas. Por fortuna, su comportamiento es tranquilo; aunque su mordedura puede acabar con la vida de una persona en 6 horas.

¿Cómo se reproduce la víbora de la muerte?

Como mencionamos anteriormente; estas serpientes no ponen huevos. En su lugar paren entre 3 a 20 crías por camada, a principios de otoño.

¿Dónde vive la víbora de la muerte?

Viven en Nueva Guinea y en algunas regiones del sur de Australia. Se pueden encontrar en zonas boscosas o pastizales secos, que ofrezcan algún tipo de protección y en donde se puedan camuflar con facilidad.