Víbora Hocicuda

(Vipera latastei) La víbora hocicuda también llamada víbora de lataste, es la víbora más abundante en la península Ibérica. Entre las tres especies que habitan en esta zona; la víbora hocicuda es la menos venenosa, en comparación con la víbora áspid y la europea.

Es posible que esta serpiente sea el origen de la leyenda del Alicante. Una historia popular, sobre una bestia mítica que atacaba en los campos.

Características de la Víbora Hocicuda

Víbora hocicuda

Es una serpiente pequeña y de cuerpo robusto, que mide en promedio entre 40 y 50 centímetros. Sin embargo algunos ejemplares de gran tamaño, alcanzan hasta los 75 centímetros.

Su cabeza es triangular y sus escamas son aquilladas, haciéndolas ásperas al tacto. La coloración suele ser gris, marrón claro o rojizo. Con un patrón oscuro en forma de zigzag en su espalda. El dimorfismo sexual está presente en las víboras hocicudas.

Los machos suelen tener una coloración que contrasta con su patrón, mientras que en las hembras suele ser más tenue. Además los machos tienen colas más largas.  Se caracteriza principalmente por tener una escama rostral pronunciada; la cual le da su llamativa apariencia.

Comportamiento

Es de hábitos diurnos y crepusculares principalmente. Sin embargo en los meses de verano, son más activas de noche.

No suelen alejarse demasiado de su refugio y suele tomar el sol a primeras horas de la mañana y a últimas de la tarde. Evitan salir en las horas más calurosas, porque es una especie muy poco termófila.

Pasan el invierno brumando en su guarida (La brumación en los reptiles, es similar a la hibernación en los mamíferos). Los machos salen de este periodo de inactividad, más rápido que las hembras.

Dieta y Depredadores

Es un depredador de emboscada. Cuando su presa pasa cerca, la muerde velozmente y luego espera hasta que muera, para proceder a devorarla. Cuando ataca a un ave suele sujetarla en la boca, para que no se aleje demasiado mientras el veneno surge efecto.

Su dieta está compuesta por ratones, aves y lagartijas.

La culebra lisa europea y la culebra bastarda, aparte de ser inmunes a su veneno también son sus depredadores. Además otros animales como la culebrera europea, el busardo ratonero y los jabalíes también las cazan. Debido a sus abundantes depredadores, esta serpiente prefiere mantenerse camuflada, para evitar ser devorada.

Víbora Hocicuda – Veneno

víbora de lataste

El veneno de la víbora hocicuda está compuesto por citotoxinas. Las cuales producen hinchazón en la extremidad afectada, dolor intenso y si no es tratada, también puede provocar necrosis en la zona afectada. Incluso puede resultar en amputación, si la mordedura fue provocada en un dedo y no fue tratada como es debido.

Además de los síntomas anteriormente mencionados, también provoca vómito, mareo y fiebre. Por lo general, después de un par de días los síntomas desaparecen, sin necesidad de suministrarle el antiveneno.

Los casos graves, no resultan ser mortales generalmente. Sin embargo aunque las muertes son raras, no significa que no se den. Las víctimas fatales normalmente son niños, ancianos y personas alérgicas o con alguna enfermedad.

Por esta razón, se recomienda mantener la calmada y acudir a un centro médico, para recibir un tratamiento adecuado. No es recomendable cortar morder o hacer un torniquete, porque estas acciones solo empeora el caso.

Entradas Relacionadas

Preguntas Frecuentes

¿Qué tan peligrosa es la Víbora Hocicuda?

Es la serpiente menos venenosa entre las 3 víboras que habitan en España. Su mordedura no es mortal, pero se debe buscar ayuda médica para evitar complicaciones. En las mordeduras no tratadas, se puede presentar necrosis en la zona afectada.

¿Cuánto mide la Víbora Hocicuda?

Es una serpiente pequeña con un cuerpo moderadamente grueso. Algunos individuos alcanzan a medir 75 centímetros, pero normalmente no suele sobrepasar los 60 centímetros.

¿La Víbora Hocicuda pone Huevos?

Está especie no pone huevos, en lugar de esto pare entre 2 a 13 crías por camada. La cantidad de crías por nido, depende del tamaño de la hembra, del clima y de la disponibilidad de presas. En promedio se reproducen cada 3 años.