Pitón Reticulada

(Malayopython reticulatus) La pitón reticulada o pitón reticular es la serpiente más larga del mundo y habita en el sur y el sureste de Asia. Además de ser la más larga, también es la serpiente constrictora más peligrosa; se han registrado muertes humanas a manos de esta especie.

Esta serpiente se encuentra amenazada por la caza de pieles, la medicina tradicional y el comercio internacional de mascotas exóticas.

Descripción

Pitón Reticulada

Su patrón de color es geométrico y complejo e incorpora diferentes colores. Está formado por marcas de diferentes tamaños en forma de diamante, delimitas por marcas de menor tamaño.

Al estar ampliamente distribuida por muchos territorios, la pitón reticulada varía de tamaño, color o patrón dependiendo de la zona donde habita.

El color y el patrón en los zoológicos podría parecer llamativo; pero en el suelo de la selva cubierto de hojas y troncos, le permite camuflarse a la perfección. Evitando a los depredadores y facilitando las emboscadas a sus presas.

Pitón Reticulada Tamaño

Es la serpiente más grande de Asia. Además, para medir el tamaño y peso promedio de la especie, se midieron y pesaron 1.000 individuos salvajes en Indonesia.

Los individuos median entre 1,5 a 6,5 metros y pesaban entre 1 y 75 kilos. Los ejemplares que sobrepasaban los 6 metros eran raros; aunque el libro de los récords mundiales, la tiene catalogada como la única serpiente que sobrepasa los 6 metros con frecuencia.

Uno de los ejemplares salvajes más largos, medios por fuentes confiables; midió 6,95 metros y peso 59 kilos (llevaba 3 meses sin comer). Este individuo fue encontrado en Indonesia y lo midieron mientras estaba sedado.

En el pasado se creía que un ejemplar de esta especie llamado Colossus; era la serpiente más grande y pesada, que se había medido con fuentes confiables. Vivió en un zoológico de Pensilvania, Estados Unidos y media según ellos 8,7 metros. Pero un estudio en el 2.012, descubrió que sus medidas habían sido exageradas y concluyo que no era la serpiente más grande ni la más pesada.

La pitón reticulada más grande del mundo

pitón reticular

Una hembra que vive en un zoológico de Kansas City, Estados Unidos, llamada “Medusa”. Es considerada por el libro de los récord mundiales, como la serpiente viva más larga que se ha medido en cautiverio.

En 2.011 se informó que medía 7,67 y pesaba 158,8 kilos.

Un zoológico en Indonesia, afirmaba tener una serpiente de 14,85 metros. Aunque no dejaron comprobarlo, los investigadores concluyeron que su tamaño estaba entre 6,5 y 7 metros.

El tamaño de estas serpientes, suele ser exagerado por sus cuidadores. Por esto, los científicos no aceptan medidas en serpientes que no estén anestesiadas o muertas y con evidencias confiables de los resultados.

Distribución y hábitat

Están distribuidas atreves de 12 países del sur y el sudeste de Asia. Se pueden encontrar en selvas tropicales, bosques y pastizales o praderas con bosques cercanos.

La pitón reticulada vive cerca del agua. Por eso es común encontrarse con una cerca de ríos, lagos o arroyos. Es muy buena nadando, incluso se han visto nadando en altamar. Esta habilidad le permitió colonizar varias islas cercanas a su territorio.

Dieta

La pitón reticulada al igual que otras especies de pitones y de boas; es un depredador de emboscada por excelencia.

Cuando su presa pasa cerca, se lanza a gran velocidad y la agarra con su fuerte mandíbula, luego enrolla su cuerpo sobre el animal hasta quitarle la vida. Sus colmillos están curvados hacia atrás en forma de anzuelos, para asegurarse de no dejar ir a su presa.

Su dieta se compone principalmente de mamíferos y aves. Los individuos jóvenes se alimentan generalmente de roedores. A medida que van creciendo su dieta se empieza a volver cada vez más variada. Las presas más frecuentes de un individuo promedio son primates, binturong, civetas y cerdos salvajes.

Cuando las pitones reticuladas viven cerca de las personas; una parte de su dieta consiste en gallinas, perros y gatos.

Son capaces de cazar animales que alcancen hasta el 25% de su tamaño y que no sobrepase su peso corporal. Sin embargo una presa tan grande pone en peligro su vida, debido a que le puede infligir una herida potencialmente mortal.

Reproducción

Pitón Reticular

Son serpientes ovíparas, las hembras buscan un lugar que tenga algún tipo de protección y ponen entre 15 y 80 huevos por camada. La hembra se queda protegiendo los huevos y manteniéndolos a una temperatura optima; de unos 30 a 31 grados. Luego de 88 días en promedio las crías rompen el cascaron, midiendo como mínimo 60 centímetros.

Recompensa por la serpiente más grande

La sociedad para la conservación de la vida silvestre, ofrece una recompensa de 50.000 dólares desde 1.980; por una serpiente viva que iguale o sobrepase los 30 pies (9,14 metros).

Pero hasta ahora nunca se ha intentado reclamar ese premio. Lo que desacredita a todos aquellos que afirman tener o haber visto una serpiente de esas dimensiones.

Entradas Relacionadas