Cascabel de Mojave

(Crotalus scutulatus) La cascabel de Mojave es una serpiente muy venenosa, que pertenece a las víboras de pozo y habita en los desiertos del sur de Estados Unidos Y México.

Es una de las serpientes más venenosas entre todas las cascabeles. También es conocida como serpiente verde del Mojave, por algunas tonalidades verdes en su piel. En la actualidad se conocen dos subespecies.

Características

Cascabel de Mojave

Su cuerpo es ligeramente pequeño y de apariencia fuerte. Mide en promedio 50 a 100 centímetros, aunque pueden crecer hasta 130, pero es muy raro encontrar un ejemplar con estas medidas.

Su color varía entre marrón oscuro o claro a un verde opaco, dependiendo de la zona donde habita. Es muy parecida a la cascabel diamantada.

Tienen marcas oscuras en todo el cuerpo en forma de diamante o de rombos y en su cola justa antes de los cascabeles; tienen bandas grises y blancas.

Comportamiento

Cascabel Mojave

La cascabel de Mojave pasa todo el invierno, reunida en pequeños grupos refugiadas en madrigueras brumando, (Es similar a invernar, pero en reptiles). Tienen la reputación de ser muy agresivas, pero esto es una exageración. Aunque si es molestada o se siente en peligro, puede atacar con facilidad como cualquier otra cascabel.

Su método de caza es la emboscada y su dieta está compuesta principalmente por ratones y pequeños lagartos. La época de reproducción se da desde julio hasta septiembre, suelen parir entre 2 y 17 crías por camada.

Veneno de la Cascabel de Mojave

Su veneno es uno de los más potentes en el continente americano. El veneno es principalmente hemotóxico y ataca a los vasos sanguíneos y al corazón de sus presas.

Los síntomas frecuentes de ser mordido por la serpiente de Mojave son: dolor fuerte, hemorragias internas severas, daño muscular, dolor de cabeza, náuseas, vomito, hinchazón y convulsiones.

La pérdida de sangre causado por las hemorragias puede ser fatal.

Entradas Relacionadas