Las serpientes más venenosas en América

Las serpientes más venenosas en América, pueden ser realmente peligrosas. Tenerles miedo y alejarse de ellas es algo que aprendemos desde pequeños.

Esta precaución no es en vano, porque según un estudio de la organización mundial de la salud; en 2019 murieron alrededor de 100.000 personas, por mordeduras de serpientes en el planeta. La mayoría de estas muertes fueron provocadas en las zonas alejadas de la ciudad en África, Asia y América.

Bothrops Atrox

Serpientes peligrosas en América

Esta serpiente es una de las más temidas en este continente. Se le conoce con muchos nombres entre los cuales están Barba Amarilla – Mapanare – Jergón y talla equis. En el pasado causaba una gran cantidad de muertes; pero gracias al aumento de hospitales con su antídoto, esta cifra ha ido disminuyendo.

Se puede encontrar a lo largo de la cordillera de los andes y sus lugares favoritos son en los cultivos de plátano y café. Si eres mordido por esta serpiente, tu sangre se coagulara por completo si no recibes el tratamiento adecuado.

Coral Centroamericana

Serpientes más toxicas en América

Esta serpiente vive desde el sur de México hasta el norte de Colombia. Es conocida también por los nombres de Coralillo y gargantilla. La Coral Centroamericana puede crecer hasta un poco más de un metro, aunque no es frecuente ver una de ese tamaño.

Sus lugares favoritos para descansar son bajo un montón de hojas o debajo de un tronco seco. Cuando está en peligro esconde su cabeza y agita la cola para alejar la atención de su cabeza y así, trata de evitar daños graves.

Cascabel del Mohave

Serpientes venenosas

El habitad de esta cascabel se encuentra en las zonas áridas de Estados Unidos y México. El tamaño promedio de estas serpientes es de 50 a 90 centímetros; pero pueden crecer hasta los 1,30 metros.

Cuando se siente amenazada hace sonar su cascabel para que se alejen y si no hacen caso atacara sin dudarlo. Según algunos estudios de laboratorio, el veneno de la cascabel de Mohave es 10 veces más poderosos que es de una cascabel promedio. Definitivamente, es una de las serpientes más venenosas de América.

Serpiente Jararaca

Habita en los bosques tropicales de Brasil, Argentina y Paraguay. En las zonas donde habita es la responsable del 52% de las mordeduras. Los síntomas después de una mordedura son moretones, ampollas en la zona afectada, sangrado en las encías y sangre incoagulable.

Hay una isla en Brasil habitada por estas serpientes. Se estima que por cada 100 metros cuadrados hay una jararacá. Es un lugar muy peligroso y la entrada a la isla está prohibida.

Serpiente marina amarilla

serpiente amarilla marina

Habita en las aguas cálidas del océano pacifico. Para pasar todo el tiempo en el mar, su cuerpo evoluciono aplanándose para facilitar su desplazamiento. Cuando decide cazar se hunde llegando a pasar hasta 8 horas bajo el agua.

Su veneno es muy peligroso, pero gracias a su comportamiento dosis no se registran muchas mordeduras; aunque cuando están en épocas de celo suelen ser agresivas. De hecho es la serpiente más venenosa de América.

Cascabel diamantada del oeste

Cascabel diamantada del oeste

(Crotalus atrox) Es una de las víboras que habita en el sur de Norte América; es muy agresiva y es la serpiente más peligrosa de Estados Unidos. Cuando forma una “s” con su cuerpo, está preparada para atacar.

Llega a medir hasta los 2,30 metros de longitud. Cuando muerde a su presa, no la suelta hasta que esté muerta. Es la responsable de muchas muertes lo que la llevo a ser catalogada como la serpiente más peligrosa de Estados Unidos. Su veneno paraliza, destruye los tejidos y pudre la zona afectada por la mordida.

Las más peligrosas por países