Serpientes marinas

Serpientes Marinas

(Hydrophiinae) Las serpientes marinas son una subfamilia conformada por 69 especies, que pertenece a la familia de serpientes venenosas Elapidae. Esta gran familia la conforman muchos grupos de serpientes como son las serpientes de coral, las cobras o las mambas.

Aunque su familia (Elapidae), está conformada por serpientes conocidas por ser muy venenosas; las serpientes de mar no se quedan atrás; incluso se quedan con varios puestos; entre las 10 serpientes más venenosas del planeta.

En la actualidad 2 especies se encuentran catalogadas como vulnerables y 3 especies se encuentran en peligro crítico. Las otras 64 especies no se encuentran en peligro, aunque podrían estarlo en el futuro cercano, debido a la caza de animales exóticos para ser servidos en restaurantes asiáticos.

Descripción de la serpiente marina

Su tamaño varía dependiendo de la especie, pero el tamaño promedio es de 1,2 a 1,5 metros; aunque hay algunas especies que sobrepasan los 2 metros.

Poseen ojos pequeños y sus colmillos son cortos y fijos, no son retráctiles. Para adaptarse mejor al gua, sus cuerpos se han aplanado lateralmente; pareciendo un poco a las anguilas. Aunque el nivel de aplanado varía dependiendo de la especie. Además las especies que pasan la mayor parte de su tiempo en arrecifes, tienen escamas  resistentes, para protegerse de rocas y corales afilados.

Además su cola es parecida a un remo, lo que le permite nadar con mayor eficiencia. A diferencia de los peces que tienen branquias, las serpientes acuáticas no pueden respirar bajo el agua y tienen que salir a respirar aire fresco. Aunque pueden aguantar la respiración hasta 5 horas.

Distribución y Hábitat

Las serpientes marinas se distribuyen principalmente, entre las aguas tropicales del océano Pacifico y el océano Indico. Debido a una corriente de agua fría en Sudáfrica y Namibia, no han podido colonizar las aguas tropicales del océano atlántico. Tampoco viven en el mar rojo, por su baja concentración de sal.

A pesar de su nombre, la mayoría de especies viven cerca de las costas, en aguas poco profundas, incluso pueden nadar río arriba y se han encontrado ejemplares a 160 kilómetros de la playa.  Aunque este no es el caso de la serpiente marina de vientre amarillo, la cual suele encontrarse en mar abierto y es uno de los reptiles con mayor distribución en todo el planeta.

Dieta de las serpientes marinas

La mayoría de especies se alimentan de peces, siendo las anguilas sus presas favoritas. Su método de caza es morder y esperar hasta que su presa muera, luego las devoran.

Hay algunas especies que prefieren comer moluscos y crustáceos; como cangrejos, langostas, o caracoles. Incluso hay una especie que se alimenta de huevos de peces; esto es bastante raro para una serpiente venenosa.

En Asia las serpientes de mar son consideradas una delicia y son cazadas por su carne, órganos y piel. La carne y los órganos, son utilizados para comidas exóticas y su piel para fabricar objetos como bolsos o zapatos.

A pesar de ser cazada por varios países, estas serpientes no se encuentran en peligro de extinción.

¿Cómo se reproducen las serpientes marinas?

Serpientes Marinas

La mayoría de las serpientes marinas son ovovivíparas; es decir que los huevos permanecen en el cuerpo de la madre, hasta que rompen el cascaron y son expulsados del cuerpo de la hembra.

Tienen de 2 a 9 individuos por camada; aunque hay algunos casos en que paren hasta 30 ejemplares. También existen 8 especies que ponen huevos, estas serpientes se acercan a las orillas rocosas y ponen de 1 a 10 huevos.

La esperanza de vida en cautiverio es de 7 años y no se sabe cuánto pueden vivir en estado salvaje.

Comportamiento

Serpiente Marina

Las serpientes marinas son tranquilas y no suelen morder a menos que estén siendo maltratadas. Con frecuencia, se quedan enredadas en las redes de pesca y permiten que los pescadores las desenreden sin intentar morderlos.

Sin embargo este no es el caso de todas; porque hay especies como la serpiente de mar picuda, que no es tan gentil como las demás y no permite que la toquen, sobre todo si ha sufrido algún tipo de daño, como en el caso de quedar atrapada en una red. Aun así, su comportamiento no es agresivo siempre y cuando no se acerquen y no le hagan daño.

Pueden estar activas tanto de día como de noche.

Ocasionalmente se les puede observar flotando en la superficie tomando el sol y se sumergen cuando son molestadas. Son capaces de nadar a más de 90 metros de profundidad y durar sumergidas por varias horas.

Se han registrado nadando en grupos de cientos de individuos; aunque se desconoce la razón, se cree que está relacionado con la reproducción.

Veneno de las Serpientes Marinas

serpientes acuáticas

La mayoría tienen un veneno muy potente, el cual puede matar a una persona con relativa facilidad. Por fortuna cuando muerden, en raras ocasiones inyecta veneno.

Las mordeduras no duelen y a menudo pasan desapercibidas. Sin embargo cuando inyectan veneno, los primeros síntomas empiezan a percibirse luego de unos 30 minutos o incluso después de varias horas.

Sus toxinas tardan en hacer efecto y las principales fuentes de alarma, son la parálisis y la orina de color café.

Los primeros síntomas son dolor de cabeza, vomito, sudoración, sed y dificultad para mover la lengua. Luego de un tiempo se puede presentar rigidez y sensibilidad en los músculos. Estirar el cuerpo o moverse, puede resultar muy doloroso. La parálisis en los músculos que involucran la respiración o los de la garganta, pueden resultar en la muerte.

Serpientes marinas como mascotas

Las serpientes marinas no son buenas mascotas y bajo ninguna circunstancia se recomienda tenerlas como tal.

Esto se debe a varios factores entre los que se encuentran: su alta peligrosidad debido a su potente veneno, su difícil mantenimiento y su comportamiento esquivo y asustadizo. Cuando son sacadas de su territorio, se niegan a comer y se esconden en el rincón más oscuro que encuentren.

¿Las serpientes marinas son capaces de tomar agua salada?

serpiente amarilla marina

En el pasado se creía que las serpientes marinas eran capaces de tomar agua salada, gracias a sus glándulas salinas las cuales les ayudan a deshacerce del exceso de sal en sus cuerpos. Sin embargo, los científicos han descubierto que esto no es cierto.

Las serpientes marinas no son capaces de tomar agua salada, ni siquiera la especie conocida como serpiente marina de vientre amarillo es capaz de hacerlo y en caso de no encontrar agua a tiempo, entonces morirá de sed. Esta especie se pone como ejemplo, porque normalmente vive en mar abierto.

Para obtener agua dulce, las especies que viven cerca de las costas se acercan a las desembocaduras de los ríos o sitios similares y toman el preciado líquido. Además también  aprovechan las lluvias para saciar su sed, de hecho, esta es la única fuente de agua para las especies que viven en mar abierto.

Dado que el agua salada y el agua dulce no se mesclan de inmediato, la lluvia permanece en la superficie durante un corto periodo de tiempo y las serpientes aprovechan esto para hidratarse.

Debido a lo difícil que es obtener agua dulce, estos animales son capaces de aguantar sin beber hasta 6 o 7 meses. Tiempo suficiente para que regresen las lluvias.

Sin embargo el calentamiento global, podría retrasar aún más las lluvias y provocar resultados devastadores.

Tipos de serpientes Marinas

Preguntas Frecuentes

¿Cuál es la Serpiente Marina más Venenosa?

La serpiente marina de Dubois es la especie más venenosa y la segunda serpiente más venenosa del planeta, solo siendo superada por la taipán del interior

¿Las Serpientes Marinas toman Agua Salada?

No, las serpientes marinas solo toman agua dulce. Algunas especies se acercan a las desembocaduras de los ríos para saciar su sed y otras que no suelen vivir cerca de las orillas, se hidratan cuando llueve; (el agua salada y el agua dulce no se mezclan de inmediato). Esto dura un par de segundos y ellas lo aprovechan.

¿Las Serpientes Marinas se Comen?

En algunos países asiáticos, las serpientes marinas se consideran un alimento de alta clase; por eso algunas especies son cazadas para satisfacer este mercado. Aunque todavía no están en riesgo, la caza masiva puede poner en peligro de extinción a estos animales.